• El «sujeto sin sujeto»: el desconcierto del tiempo en el gobierno de la imaginación
Gastón Molina

Resumen

Ahora bien, las preguntas sobre el sujeto de la historia con que abrimos estas páginas tendrían en Kant una res- puesta: la idea de humanidad. En ella resuena la figura de la autonomía y del progreso. Pero la imaginación kantiana no deja de desbordar desde su «interior» aquella idea. Si la imaginación fisura la presencia (no necesita del objeto para tener intuiciones), está catástrofe de una presencia plena es a la vez la posibilidad de la entrada a un mundo, a una estructura significativa, a un todo de relaciones simbólicas. Así la imaginación productiva sería la catástrofe del sujeto para que éste, en el originario roce del tiempo, pueda de- venir tal en ese «permiso de suplir» (presenta intuiciones posibles) que le confiere a la imaginación, en términos de Baudelaire, un «origen divino», es decir, no-humano, no humanista.

Palabras clave

sujeto, Kant, Baudelaire

Texto completo: PDF